La ministra de la Presidencia, Geannina Dinarte, presentó la tarde de este viernes ante la Sala Constitucional una acción de inconstitucionalidad contra la «interpelación velada» al presidente Carlos Alvarado, la cual fue realizada por la Asamblea Legislativa y la Comisión Especial Investigadora del caso UPAD, expediente legislativo número 21.818, en el mes de febrero.

La jerarca explicó que en la interpelación velada que se impugnó se quebrantaron los mandatos constitucionales depositados en los artículos 1º, 9º, 11º, 121 incisos 23) y 24 y 139 de la Constitución Política, así como los principios constitucionales de configuración democrática y republicana del Estado y separación de poderes.

Con ello, se produjo la lesión de principios esenciales del Estado constitucional, lo cual altera el adecuado equilibrio de funciones de los Poderes que conforman el modelo republicano costarricense y genera una situación de inseguridad jurídica.

De acuerdo a la Constitución Política, la competencia para interpelar se restringe a los ministros y ministras de Gobierno, nunca se permite hacerla al Presidente. En este caso el mandatario fue interpelado en el Plenario Legislativo y se dio la cancelación de todas las agendas de las demás órganos parlamentarios, para que todos los diputados y diputadas pudieran interpelar libremente al Presidente.

 

«Como Ministra de la Presidencia, he jurado hacer cumplir la Constitución Política y las leyes de la República. Ese mandato me obliga a actuar en defensa del texto fundamental como norma suprema del ordenamiento jurídico costarricense», dijo Dinarte.

La jerarca señaló que las pruebas y descripción de los hechos de la interpelación velada, la cual duró varias horas, constatan una trasgresión de varias normas y principios constitucionales.

Ante esto, la jerarca manifestó que el objetivo de la acción es evitar que a futuro se genere nuevamente una alteración al Estado democrático de Derecho y asegurar que no se produzcan graves dislocaciones de la seguridad jurídica y el sistema costarricense de frenos y contrapesos.

Dinarte recordó que el Presidente de la República, Carlos Alvarado, asistió a la interpelación en razón de su deber con la ciudadanía y la transparencia que le debe al pueblo que le había depositado el cargo transitorio de Presidente y en acatamiento de su compromiso y deber con Costa Rica de rendir cuentas.

No obstante, lo anterior no representó de ninguna manera una validación a la interpelación velada que se le hizo, yendo a contrapelo de las disposiciones constitucionales que solo permiten interpelar a los ministros y ministras.

Para la ministra de la Presidencia lo ocurrido genera una alteración a las competencias constitucionales dentro del Estado de Derecho, lo que crea un peligroso precedente, concluyó.